Escuelas Católicas de Madrid

POR QUÉ ser centro 43,19

Hablar de innovación educativa en el año 2019 a algunos les parece que está desfasado, que ya no es novedad, que pertenece al pasado…

Pero, ¿cuántos años llevamos hablando de innovación educativa? Muy pocos; con los dedos de una mano nos bastaría para contarlos y con los de ambas manos seguro que nos sobran dedos. Sorprendentemente el concepto de innovación, tan frecuente en ámbitos como el de la ingeniería, ha tardado mucho en llegar a la educación.

 La innovación ha llegado y lo ha hecho para quedarse. Sin embargo, no queremos dar por supuesta esa innovación en educación, porque darla por supuesta es una manera de olvidarla. Creemos que hay que justificar por qué hay que innovar todos los días, por qué hay que buscar continuamente nuevos modos de hacer y presentar evidencias de la transformación que la innovación produce.

Desde el Programa Innovación 43,19 creemos que, de los muchos puntos de vista desde donde se tiene que justificar esa innovación, hay cinco que son fundamentales.

El primero se deriva de los cambios sociales que de un modo imparable se producen en la sociedad. En el sistema educativo preparamos para la vida y hay competencias como son la participación activa, la creación, la colaboración entre iguales, la mejora continua… que son imprescindibles para todos. Y hay que aprenderlas en la escuela.

El segundo está relacionado con las fuentes del conocimiento. Hasta no hace demasiado el conocimiento era propiedad de pocas personas, pero la situación, por suerte, ha cambiado radicalmente. La creación de redes, la conexión entre personas y la disponibilidad de información son claves para la creación de conocimiento. En la escuela tenemos que aprovechar esos recursos y hacer que nuestros alumnos sean capaces de pasar de la información al conocimiento.

La incertidumbre de cómo va a ser el futuro es un tercer elemento clave. Seamos realistas: desconocemos totalmente cómo va a ser el mundo cuando los niños que tenemos en nuestros centros sean adultos. Esto nos lleva a repensar si las capacidades que estamos educando ahora mismo son válidas para dotarles de las herramientas necesarias para que sean personas felices en una sociedad que no sabemos cómo va a ser… Y la escuela es un elemento clave en el manejo de esta incertidumbre.

Repensar el rol del profesor en nuestro modelo educativo se hace imprescindible para que los educadores estemos a la altura de las exigencias que se nos plantean. Los roles que desempeñaban nuestros maestros (y que seguramente tenemos en muy buen recuerdo) no son válidos para el momento actual. El rol del profesor tiene que estar en revisión continua para que se adapte al objetivo de educar a los alumnos. Y la escuela siempre necesitará a los educadores.

Por último, cuando la innovación tiene como centro al alumno y como actores a todos los miembros de la comunidad educativa, crea tendencia y terminará cambiando la legislación. Con demasiada frecuencia los profesores nos quejamos de que la legislación no favorece nuestro trabajo y que está hecha con “poco sentido de escuela”. Quizá la queja está motivada, pero no nos deja avanzar. Hay que darle la vuelta al proceso y presionar para que la innovación que se hace en los centros educativos termine reflejándose en la legislación. Entonces la queja yo no tendrá sentido, porque habremos descubierto la posibilidad de cambiar la ley desde la realidad escolar. Esta es la quinta justificación (cabrían otras muchas más) para entender que la innovación está siendo (y tendría que haber sido) una constante en todo proceso educativo.

El Programa Innovación 43,19 de ECM nació en el año 2010 para cambiar la cultura de los colegios. Nueve años después seguimos trabajando con la INNOVACIÓN como reclamo, sabiendo que es un elemento que tiene que formar parte de la esencia de todos los educadores de Escuelas Católicas de Madrid.

 

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32